Flacidez facial

Tratar la flacidez facial: hilos y otras opciones

La tendencia actual de la Medicina Estética facial va más orientada a tratar la flacidez facial que a eliminar las arrugas. La Medicina Estética actual dispone de avanzadas técnicas de rejuvenecimiento que antes sólo estaban disponibles en forma de cirugía. ¿Te imaginas poder aprovechar las técnicas más seguras y avanzadas para realzar tu belleza sin cirugía?

Tratar la flacidez es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos cada día, además, nuestros pacientes nos exigen mejores resultados y, por supuesto, la máxima seguridad en los tratamientos.

El concepto de “lifting biológico” engloba una combinación de tratamientos que estimulan los propios recursos de la piel, para conseguir un rejuvenecimiento eficaz y natural (por eso lo llamamos “biológico”). Normalmente, usamos ciertos productos que llamamos “inductores de colágeno”. Se aplican a nivel intradérmico y estimulan a la dermis para que ésta produzca colágeno de forma más eficaz. Estas nuevas fibras de colágeno son las que la propia piel utiliza para tensar el tejido de forma natural.

Haremos un repaso de las distintas técnicas que se pueden utilizar en Medicina Estética para conseguir un “lifting biológico” totalmente seguro y con resultado satisfactorio.

-En primer lugar, pondremos los factores de crecimiento. Las plaquetas son muy ricas en factores de crecimiento. De hecho, desde hace años se utilizan en otras especialidades médicas para regenerar tejidos. En Medicina Estética usamos las plaquetas de tu propia sangre para mejorar la calidad de la piel, reestructurar el mallado ordenado de colágeno (propio de la piel joven) y estimular el efecto tensor de los ligamentos suspensorios faciales.

Hidroxiapatita de calcio (Radiesse): se trata de un relleno reabsorbible usado en Medicina Estética desde hace más de una década. La hidroxiapatita de calcio estimula la producción de colágeno nuevo en la dermis, por lo que se ha hecho muy popular su aplicación en vectores, siguiendo las líneas de fuerza que dan tensión a la piel.

Hilos PDO: la utilización de hilos tensores en Medicina Estética es todo un clásico en los tratamientos de la flacidez facial, tanto a nivel facial como corporal. Aunque su uso siempre ha sido polémico y ha estado sujeto a modas, la nueva tendencia impone una nueva generación de hilos venidos de Japón y Corea. Nos referimos a los nuevos hilos mágicos o hilos PDO.

El material empleado en esta técnica (la polidioxanona o PDO) es una sutura ampliamente utilizada por cirujanos cardíacos desde hace décadas, lo que demuestra su gran resistencia y un perfil de seguridad indiscutible. Llegó a España hace sólo tres años como material de uso estético desarrollado por médicos estéticos coreanos. Pasado este tiempo, ya hemos acumulado una gran experiencia y podemos evaluar los resultados obtenidos. En mi caso personal, he tenido la suerte de poder aprender con el prestigioso Dr. Kwon y he podido realizar muchos tratamientos en mi consulta, comprobando su seguridad y eficacia. El gran reto de esta técnica es recuperar la elasticidad y capacidad tensora de una piel joven.

Tipos de hilos tensores:

Hilos tensores no reabsorbibles: son los famosos “hilos Aptos” del Dr. Sulamanize, que llevan más de una década en el mercado. Al ser permanentes, la corrección conseguida es permanente salvo en el caso de que se desplacen o se produzca alguna reacción de rechazo biológico.

Hilos tensores reabsorbibles: los más conocidos son los hilos de PDO, a los que estamos dedicando mayor atención en este artículo. Como ya hemos comentado, su función es más biológica: trabajan estimulando los tejidos y la formación de nuevo colágeno y fibroblastos, regenerando la piel y tensando el tejido para corregir las zonas que sufren de flacidez. Su mayor ventaja es la seguridad, ya que las reacciones de rechazo no existen.

Para conseguir un resultado satisfactorio en el tratamiento de la flacidez facial, conviene combinar varios tipos de hilos PDO. Los hilos espiculados tienen mayor efecto mecánico y solemos colocar 2 a cada lado de la cara (mejilla o tercio inferior). Los hilos lisos tienen efecto biológico y es necesario colocar un mayor número (hasta 30-40 unidades en cada lado de la cara)

Siempre que queremos mejorar la flacidez facial en alguno de nuestros pacientes recomendamos una nutrición equilibrada y una dieta específica para estimular la producción de nuevas fibras de colágeno. Ya hemos dedicado un artículo a la llamada “dieta lifting“, que podemos complementar con otros suplementos nutricionales específicos.

Por supuesto, la Medicina Estética es una especialidad mucho más amplia y empleamos otras técnicas que no hemos descrito en este artículo, pero ahora ya conoces algunas herramientas básicas para mantener un aspecto joven y saludable. ¿Tienes alguna excusa para no empezar a cuidar tu piel?



Boletín de Noticias

Suscríbase a nuestro newsletter y permanezca informado.

Nombre
Dirección Email
Política de Privacidad