LIFTING BIOLÓGICO: LAS TÉCNICAS MÁS AVANZADAS PARA REALZAR TUS RASGOS Y REJUVENECER TU ROSTRO

¿Sabes que la Medicina Estética actual dispone de avanzadas técnicas de rejuvenecimiento facial que antes sólo estaban disponibles en forma de cirugía? ¿Sabes que tú también puedes acceder a estas técnicas para conseguir una piel más joven y un tejido más firme?

El procedimiento de “lifting biológico” es una combinación de tratamientos sin cirugía (y por tanto, con menos riesgos) para tratar la flacidez, estimulando a los propios recursos de la piel, de manera que se consigue un resultado más natural y aportan un excelente resultado en tu aspecto físico. En manos experimentadas, un tratamiento con rellenos, hilos, factores de crecimiento, estimuladores de colágeno y toxina botulínica son la combinación perfecta para conseguir un rejuvenecimiento eficaz y natural (por eso lo llamamos “biológico”).

 

Tratar la flaccidez es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos cada día. Siempre me gusta comentar con mis pacientes que “la flaccidez envejece más que las arrugas”. De hecho, últimamente se habla mucho de recuperar el “efecto V”. Nos referimos al aspecto que tiene de forma natural un rostro joven, con una correcta distribución de los volúmenes en los pómulos y una constitución más fina en el tercio inferior (definiendo adecuadamente el ángulo mandibular y mentón). Sin embargo, un rostro envejecido se delata por la pérdida de volumen en el tercio medio, que va cayendo sobre el tercio inferior, provocando la aparición de surcos y la desaparición del contorno de la mandíbula: ¡¡¡el rostro adquiere la forma de “V invertida”!!!

El envejecimiento humano es el conjunto de modificaciones anatómicas y funcionales que aparecen como consecuencia del paso del tiempo. Supone una disminución de la capacidad de adaptación en cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de respuesta a los agentes lesivos. Influyen muchos factores endógenos y exógenos, pero la pérdida progresiva de colágeno y ácido hialurónico es probablemente uno de los factores más importantes en el envejecimiento. La pérdida progresiva de su hidratación y del efecto tensor del colágeno produce que la piel quede más flácida y fina.

Haremos un repaso de las distintas técnicas que se pueden utilizar en Medicina Estética para conseguir un “lifting biológico” totalmente seguro y con resultado satisfactorio.

-En primer lugar, pondremos los factores de crecimiento. Tanto en forma de plasma rico en plaquetas (PRP) como en forma de péptidos miméticos, los factores de crecimiento tisular se utilizan en otras especialidades médicas para regenerar tejidos. En la Medicina Estética aplicamos factores de crecimiento para mejorar la calidad de la piel, reestructurar el mallado ordenado de colágeno (propio de la piel joven) y estimular el efecto tensor de los ligamentos suspensorios faciales.

Ácido hialurónico: es una macromolécula que encontramos de forma natural en muchos tejidos (no sólo la piel) y cumple con la importante misión de captar una gran cantidad de agua para mantener la dermis hidratada. La reposición de ácido hialurónico purificado y en altas concentraciones se convierte en un excelente tratamiento para recuperar el brillo de nuestra piel, eliminando las arrugas y dando una textura más elástica.

Hilos PDO: La utilización de hilos tensores en Medicina Estética es todo un clásico en los tratamientos de la flaccidez cutánea, tanto a nivel facial como corporal. Aunque su uso siempre ha sido polémico y ha estado sujeto a modas, la nueva tendencia impone una nueva generación de hilos venidos de Japón y Corea. Nos referimos a los nuevos hilos mágicos o hilos PDO. El material empleado en esta técnica (la polidioxanona o PDO) es una sutura ampliamente utilizada por cirujanos cardíacos desde hace décadas, lo que demuestra su gran resistencia y un perfil de seguridad indiscutible. Llegó a España hace sólo dos años como material de uso estético desarrollado por médicos estéticos japoneses y coreanos. Pasado este tiempo, ya hemos acumulado una gran experiencia y podemos evaluar los resultados obtenidos. En mi caso personal, he tenido la suerte de poder aprender con el prestigioso Dr. Kwon y he podido realizar muchos tratamientos en mi consulta, comprobando su seguridad y eficacia. El gran reto de esta técnica es recuperar la elasticidad y capacidad tensora de una piel joven.

Por supuesto, la Medicina Estética es una especialidad mucho más amplia y empleamos otras técnicas que no hemos descrito en este artículo, pero ahora ya conoces algunas herramientas básicas para mantener un aspecto joven y saludable. ¿Tienes alguna excusa para no empezar a cuidar tu piel?

Visita Kalos Medicina Estética. Tu belleza es nuestro lenguaje.

Dr. Eduardo de Frutos



×

Hola

Por favor, haga click más abajo para iniciar conversación. Gracias.

×