DIETA PROTEINADA, RIGOR Y CIENCIA EN LA PÉRDIDA DE PESO

¿Alguna vez has soñado con ver tu cuerpo sin una gota de grasa? ¿Quieres descubrir cómo una Dieta Proteinada puede ayudarte a lograr tu objetivo? Desde hace 6 años, Kalos Medicina Estética se ha distinguido por ser un centro pionero en aplicar la Dieta Proteinada en Talavera, y gracias a este tratamiento hemos podido ayudar a cientos de pacientes a conseguir su meta. Actualmente, la Dieta Proteinada se ha convertido en la herramienta más revolucionaria para el tratamiento de la obesidad.

¿En qué consiste este tratamiento? ¿Cuál es su diferencia respecto a otras dietas y métodos? Cuando queremos adelgazar, no hay que pensar en los kilos que indica la báscula, sino en perder la mayor cantidad posible de grasa. Seguir las habituales dietas hipocalóricas suele conllevar una pérdida de masa muscular, y para evitarla, debemos administrar a nuestro organismo la cantidad justa de proteínas, vitaminas y minerales, y que éstas sean de la mayor calidad posible.

Las dietas hipocalóricas habituales reducen de forma proporcionada la ingesta de azúcares y de grasas, pero son deficitarias en proteínas y vitaminas, que son el pilar fundamental en muchas funciones vitales de nuestro organismo, así como un componente estructural básico.

En la Dieta Proteinada queda asegurado el aporte óptimo de proteínas y otros micronutrientes que necesita el paciente. Cuando digo “aporte óptimo de proteínas” me refiero a que el paciente debe tomar la cantidad exacta de proteínas para sus necesidades, ni más ni menos… La Dieta Proteinada es una dieta normoproteica y no debemos confundirla con otras dietas hiperproteicas, como la famosa dieta de Dukan, que ya han sido totalmente descartadas por la comunidad médica.

En mi práctica diaria, llevo más de 6 años trabajando con Dieta Proteinada, habitualmente con el “Método PronoKal®”. Actualmente, suelo aplicar el “Método Suico®”, que ha mejorado algunas de las carencias del anterior y facilita muchísimo el cumplimiento para el paciente. Ambos métodos han sido creados por el Dr. Agustín Molins, que es una autoridad a nivel mundial en este tipo de tratamientos.

El “Método Suico®”está compuesto por una etapa inicial de “dieta proteinada” y una etapa de mayor duración de “reeducación alimentaria”. En la primera fase (“dieta proteinada”), se pierde peso de una forma rápida y muy segura gracias a un estado de cetosis controlada. Es una etapa muy agradecida, pues el paciente controla perfectamente su apetito y la sensación de hambre y puede perder entre siete y once kilos al mes. Además, esta pérdida de peso es muy selectiva: el paciente sólo pierde grasa y mantiene su masa muscular intacta, por lo que nunca se sentirá cansado de la dieta e irá incrementando su calidad de vida exponencialmente. Es muy importante realizar esta dieta bajo un estricto control médico.

En la segunda etapa (“reeducación alimentaria”) cobra una gran importancia el aporte paulatino de hidratos de carbono, y posteriormente de grasas, para terminar con un nuevo estilo de vida que asegure el mantenimiento del peso del paciente y el objetivo a largo plazo.

 

El secreto del éxito de la “Dieta Proteinada”

Vamos a desgranar los 5 puntos diferenciadores que hacen de la “Dieta Proteinada” un método realmente eficaz y muy superior a las dietas convencionales:

Rapidez: según las recomendaciones generales de la OMS, una dieta sin control médico no debe provocar una pérdida de peso superior a los 500g semanales. Cuando una persona tiene que perder 15kg, su plan nutricional debería durar 30 semanas, pero esta excesiva lentitud en los resultados hace que el paciente pierda la motivación y caiga fácilmente en las numerosas tentaciones que se presentan. En las fases iniciales de “Dieta Proteinada”, la pérdida de peso puede alcanzar los 15kg mensuales (¡¡¡y es totalmente segura!!!). Esta rapidez se traduce en mayor motivación del paciente y ganamos tiempo para establecer unos nuevos hábitos nutricionales y de ejercicio físico.

Buen estado de ánimo: el estado de cetosis controlada que induce la “Dieta Proteinada” se convierte en el mejor aliado del paciente para asegurar el buen cumplimiento, ya que, lejos de causar depresión o desmotivación, los cuerpos cetónicos que produce su metabolismo tienen un extraordinario efecto saciante y un estímulo emocional que evitan la sensación de cansancio. Es evidente que perder entre 7 y 11kg al mes, sin sentir sensación de hambre, genera un excelente estado de ánimo.

Desaparecen la astenia y el cansancio: en una dieta hipocalórica tradicional, el organismo tiene menos calorías de las que realmente necesita, por lo que aparece la sensación de cansancio. Además, si mantenemos las proporciones que recomienda la dieta mediterránea, al ser ésta equilibrada en el porcentaje de sus nutrientes, perdemos masa muscular, con la consiguiente astenia o debilidad. Sin embargo, en la “Dieta Proteinada”, el suministro controlado de preparados de proteínas de buena calidad mantiene la masa muscular adecuada, pues la parte estructural de nuestra nutrición está en equilibrio (de lo único que carece es de calorías, un aspecto necesario para la pérdida de peso).

Mantenimiento del resultado a largo plazo: el principal problema de otras muchas dietas (y especialmente de las hiperproteicas, que no tienen nada que ver con las proteinadas) es que no van acompañadas de un programa de educación nutricional. En la “Dieta Proteinada”, al minimizar la pérdida de masa muscular, es mucho más difícil que se produzca un efecto yo-yo. Además, la educación nutricional que obtenemos al ir administrando progresivamente grupos de alimentos, hace que el éxito a largo plazo sea mayor que con las dietas convencionales.

Soporte emocional: cuando un paciente quiere perder peso de forma eficaz y duradera, tiene que enfrentarse a un cambio importante en su vida. Por muy potente que sea su motivación, existe una enorme presión social y el proceso se termina alargando. Se hace imprescindible un soporte emocional de acompañamiento al paciente y hemos ensayado diversas formas para mejorar el resultado del proceso, especialmente las técnicas de PNL (programación neurolingüística) y la aplicación de un proceso de acompañamiento que estamos llamando “coaching nutricional”. El paciente de “Dieta Proteinada” aprenderá a sortear la presión que se ejerce sobre él y a solicitar el apoyo incondicional de aquellas personas que le rodean, empezando, por supuesto, por la figura del propio médico.

Actualmente, contamos ya con una larga experiencia en la aplicación de Dieta Proteinada, no sólo a nivel personal, sino a nivel de todo el colectivo médico, desde el año 2000, año en el que se empezó a introducir en España este nuevo concepto, claro que en aquel entonces, con el rechazo frontal de la mayoría del colectivo médico, que desconocía esta nueva herramienta y todas sus bondades. Actualmente, casi 3000 médicos nos hemos formado para prescribir este tipo de dieta y muchos otros médicos (aunque no sean prescriptores) la respetan y la recomiendan. También son más de 300.000 los pacientes que ya se han beneficiado de la “Dieta Proteinada”.

Hoy día, el reconocimiento de la dieta es mucho mayor, aunque todavía quedan detractores, la mayoría de ellos porque la desconocen. Es curioso ver y oír en debates subidos de tono a profesionales de la salud que atacan la “Dieta Proteinada” sin haberla recetado nunca, ni tan siquiera haberla evaluado por medio de la bibliografía científica. Simplemente, me da mucha rabia la actitud de estas personas, porque el resultado diario que observo paciente a paciente se aleja mucho de lo que dicen y porque están alejando a sus pacientes de una posible solución a su problema de obesidad.

Dr. Eduardo de Frutos Pachón

 



Boletín de Noticias

Suscríbase a nuestro newsletter y permanezca informado.

Nombre
Dirección Email
Política de Privacidad